1. ¿ES LA NAVIDAD UNA FIESTA DIABÓLICA?

Brujas babilónicas y arboles sangrados

Unos diez años atrás visité una iglesia evangélica en la sierra de Huánuco la noche del 24 de diciembre. El pastor predicó fervientemente contra el gran pecado de celebrar la Navidad. Declaró que la Navidad es de origen satánico y pagano. Nos aseguró que una reina y bruja babilónica llamada Semíramis se había casado con un tal llamado Nimrod y así dio a luz a un hijo Tamuz. Este evento sucedió el 25 de diciembre. La mujer y su hijo fueron los fundadores de la idolatría mundial. De alguna forma la adoración de esta bruja-reina y su hijo se había confundido con la celebración del nacimiento de Jesucristo. Cuando celebran la Navidad, los cristianos realmente están adorando a una bruja pagana.

El año pasado una joven americana vino a vivir en Huánuco como voluntaria cristiana. Ella asistía a la iglesia evangélica de sus anfitriones huanuqueños. En una reunión de jóvenes, el pastor les explicó que los adornos del árbol de la Navidad representan a las cabezas decapitadas de cristianos. Aparentemente los paganos colgaban en los árboles las cabezas de sus victimas. Sin darse cuenta, al decorar un árbol de la Navidad realmente están recordando una práctica sangrienta pagana y anticristiana.

¡Abajo con la Navidad pagana!
Debido a todo esto muchos protestantes peruanos están dejando por completo la celebración de la Navidad. Recientemente, una gran denominación peruana ha prohibido a todos sus pastores de celebrar la Navidad en sus iglesias. Pueden hacerlo privadamente en casa, pero no deben promover este feriado desde el pulpito. No pueden decorar a sus santuarios para la temporada ni mostrar un árbol de la Navidad en sus iglesias.

Por supuesto, una denominación tiene todo el derecho de administrar sus asuntos internos como les parece bien. Si no quieren celebrar la Navidad, no tienen que celebrarlo. Si quieren prohibir a sus congregaciones de participar en este día, bueno, es su decisión. ¿Pero, sobre qué basan sus decisiones?

Predicando la sana doctrina
Ahora bien, se supone que los cristianos tienen alta estima por la verdad. Se supone que los líderes cristianos han tomado el tiempo suficiente para estudiar bien al fondo el asunto antes de tomar decisiones que van a afectar las vidas de millones de sus seguidores. Se supone también que los pastores han sido bien adiestrados. Se supone que los líderes del pueblo de Dios son conocedores de la Biblia, de la teología y de la historia secular y sagrada. Se supone que los predicadores tienen discernimiento y no son fácilmente llevados por cualquier cosa que leen y escuchen de otros. Se supone que las iglesias entrenan rigorosamente a sus ministros en como descubrir y verificar las cosas que leen y escuchen. Se supone que cuando un pastor evangélico hace una declaración pública y desde el pulpito, los congregantes pueden estar seguros de que su ministro es un hombre de discernimiento, ampliamente preparado y diligente en determinar la verdad. Se supone que hablan con base. Se supone que un pastor sabe de lo que habla.
Se supone.
Un experimento investigativo
Esto debe ser fácil de comprobar en cuanto a la Navidad. ¿Qué tal si hagamos juntos lo que todo pastor responsable debe hacer cuando es confrontado con nuevas ideas importantes?

Digamos que usted escuche por la primera vez ese sermón que yo escuché diez anos atrás. Le viene a la mente las siguientes preguntas: ¿Quiénes son Semíramis, su esposo Nimrod y su hijo Tamuz? ¿Realmente son los fundadores de la idolatría mundial? ¿Es verdad que la Navidad tiene su origen en el nacimiento del niño Nimrod?

1. Lo primero que uno debe hacer es orar. En Juan 16:13 Cristo prometió guiar a sus discípulos a toda la verdad ¿Qué tal si usted ore en este momento y pida que Dios nos guía a toda la verdad?

2. ¿Lo ha hecho? Muy bien. Ahora, el siguiente paso será investigar los datos.
El nombre Nimrod suena conocido. Busca en su concordancia y descubrirá este versículo en Génesis 10.8 “8Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra… ”

Muy interesante. La Biblia no menciona ni a su esposa ni a su hijo pero sí dice que Nimrod fue “el primer poderoso,” un cazador y fundó ciudades. Hay que investigar más acerca de este Nimrod

Para más información un diccionario bíblico sería útil. El Nuevo Diccionario Bíblico Certeza es un recurso de confianza escrito por eruditos evangélicos de renombre como el Dr. J. I. Packer y F. F. Bruce. En la página 949 usted lee un artículo sobre Nimrod. No menciona nada de su esposa ni de su hijo pero sí dice:
“Muchos entendidos lo comparan, por lo tanto, con Sargón de Agade, ca. 2300 a.C., que fue gran guerrero, cazador y gobernante… Aún no es posible llegar a una identificación total.”

Posiblemente, el Nimrod de la Biblia es el Sargón de Agade de la historia. Nimrod habrá sido el nombre hebreo del mismo Sargón. Esto es significante. Sargón de Agade era el primer emperador conocido. Él podría haber sido el mismo “primer poderoso” de la Biblia.

¿Cuándo vivía Sargón de Agade?

Él vivía 2,300 antes de Jesucristo. El Nimrod bíblico habrá vivido en este tiempo o aun antes. Es significante que Nimrod existía antes de los imperios de Babilonia y Asiria. 2,300 a.C. Muy bien, apunta esa fecha, va a ser importante en un momento.

3. Paso dos es descubrir la identidad de Semíramis.
Su nombre no aparece en la Biblia ni tampoco en los diccionarios bíblicos. Usted tendrá que buscar su nombre en fuentes seculares de historia. La historia no es un tema secreto. Es ampliamente documentada y minuciosamente estudiada. La información es abierta. No tienes que ser un graduado de la universidad para conocerla. Es fácil de comprobar datos históricos con libros respetados y reconocidos.

Una enciclopedia de historia es un buen comienzo. Usamos esta vez la Historia Visual del Mundo versión en español publicado por la editorial Parragon Books. (Hay muchos otros buenos. Uso esto porque lo compré en Perú y lo tengo a la mano.) Usted puede comprobar estos datos personalmente con cualquier libro confiable de historia antigua.

En la página 39 usted lee que Semíramis ciertamente era una reina pero no de Babilonia sino de Asiria. Asiria era un imperio distinto de Babilonia en el norte de Iraq moderno. La verdadera Semíramis tomó el trono después de la muerte de su esposo Assurnasirpal. Por unos años ella gobernó como regente de este gran imperio hasta que su hijo Adad-Nirari alcanzó la madurez. “Incluso después Semiramis siguió ejerciendo una gran influencia en el gobierno de Asiria.”

Muy interesante, su esposo de Semíramis no se llama Nimrod sino Assurnasirpal y su hijo no se llama Tamuz sino Adad-Nirari. Ahora la pregunta más importante.
¿Cuándo vivía Semíramis?

La historia dice que ella reinaba brevemente desde 810-806 a.C. (Ochocientos diez a ochocientos seis años antes del nacimiento de Jesucristo).
¿Cuándo vivía Nimrod? Por lo menos 2,300 a.C. ¿Cuánto es 2300 menos 800?

Fascinante, ¿no? La reina Semíramis vivió por lo menos mil quinientos años después de Nimrod. ¡Habrá sido difícil casarse con un hombre que vivía un milenio y medio antes de su esposa!

En la historia, la verdadera reina Semíramis es conocida por sus logros políticos en el imperio de Asiria. Los historiadores nunca mencionan nada de que ella fundó una nueva religión de idolatría. Al contrarío, la idolatría existía por miles de años antes de Semíramis. ¡Decir que Semíramis fundó la idolatría babilónica, es como decir que Keiko Fujimori se casó con Cristóbal Colon, dio a luz a Miguel Grau y juntos fundaron la adoración de Tayta Inti! No tiene razón.

3. Usando este mismo método usted busca el nombre “Tamuz” en la enciclopedia de historia. Supuestamente él era el hijo de la reina Semíramis. Aunque los historiadores dicen que su hijo de Semíramis se llamaba Adad-Nirari, el pastor declaró que su hijo se llamaba Tamuz. Sin embargo, no hay ni un “Tamuz” enumerado en la lista de todos los personajes históricos. Tamuz no es el nombre de una persona real.

Finalmente, en una enciclopedia general usted encuentra el nombre Tamuz en la sección de mitología antigua. Tamuz no fue un hombre, fue una deidad de Babilonia. Tamuz no fue el hijo de una reina en Asiria. Fue un antiguo dios de vegetación en babilonia. El dios Tamuz fue el amante favorito de la diosa de fertilidad Ishtar. Ishtar no es la misma persona como Semíramis. Ishtar fue adorada miles de años antes que nació Semíramis.

En preparación para este articulo, revisé un libro de la cultura de los babilonios y asirios. Su titulo en ingles es “Babylon and Assyrians, Life and Customs” -“Los babilionios y asirios, vida y costumbres” escrito por Rev. A. H. Sayce. El autor era profesor de Asiriología (el estudio de la Asiria antigua) en la universidad de Oxford, uno de las universidades más prestigiosas del mundo. Era un experto, una autoridad en el tema de Asiria. Él sí sabe lo que habla.

El profesor Sayce explica en gran detalle la historia, política, costumbres y las religiones de los pueblos de Babilonia y Asiria. Explica la identidad de Tamuz como un pastor joven hermoso y un dios de vegetación. Pero, no hay nada en el libro que concuerda con el cuento del pastor. No hay ninguna referencia, con el Nimrod de la Biblia ni con la reina Semíramis de Asiria en relación con este dios Tamuz de Babilonia. La fecha del 25 de diciembre no se menciona ni una vez en conexión con ninguno de los tres. No hay ninguna evidencia que el 25 de diciembre ha sido un día sagrado para los babilonios o los asirios.

Resumen: Semíramis, Nimrod y Tamuz
En pocos minutos de lectura usted descubre que el mensaje del pastor no tiene fundamento en la verdad. Cada punto de lo que él dijo fue falso. Al considerarlo, parece increíblemente confundido.

¡Supuestamente una reina histórica de Asiria se casa con un cazador de la Biblia (que existía un milenio y medio antes que ella nació) y da a luz a un dios mitológico de babilonia! Juntos ellos establecieron la idolatría mundial, incluso la adoración de su propio hijo Tamuz quien fue venerado por otros pueblos miles de años antes que Semíramis siquiera existía.

¡De nuevo, todo eso es el equivalente de decir que la actual Primera Dama peruana se casó con el revolucionario Tupac Amaru y dio a luz al dios incaico Wiracocha! Lo más increíble de este incoherente y absurdo cuento es que muchos pastores y cristianos lo están creyendo y repitiendo como si fuera realidad.

Ese pastor no inventó ese cuento del aire. Él lo aprendió de otros. Quizás lo escucho en la radio o la televisión. Quizás él lo leyó en uno de esos cómicos cristianos o libritos sensacionalistas. Es una historia que yo mismo he escuchado y leído varias veces. Como hemos visto, también es una historia totalmente falsa y profundamente confundida. Es perpetuada por individuos, organizaciones, y predicadores descuidados con la verdad. Es una mancha en el testimonio de la comunidad evangélica. Con razón, muchos nos acusan de ser ingenuos. En la opinión popular, los evangélicos son fáciles de engañar con los rumores más fantásticos.

¿Cómo podemos evitar ser engañado por ese tipo de cuentos absurdos y sensacionalistas? ¿Cuando vamos a entrenar a la gente a estudiar la verdad por si mismos y no solamente repetir lo que oyen de otros? ¿Cuándo vamos a exigir veracidad en el pulpito? ¿Cuándo aprenderemos discernir entre fuentes de confianza y chatarra religiosa? ¿Cuándo dejaremos la “teología de cómicos” y tener una teología bíblica y seria? ¿Cuándo vamos a madurarnos y pensar como adultos? Son cuestiones que todo creyente sincero debe preguntarse.

Ahora, quizás mi amigo predicador tenía la razón esa noche. Quizás en las páginas de un cómico él ha descubierto alguna verdad secreta que fue escondido de todos los expertos del mundo por los siglos de los siglos. Pero, le pregunto hermano, ¿realmente es probable eso?

¿Quién sabe mejor, los historiadores profesionales quienes dedican sus vidas enteras al estudio e investigación de la antigüedad y quienes tienen que defender sus posiciones con datos fijos ante otros estudiosos, o el hombrecito quien dedicó casi diez minutos a leer un cómico cristiano sobre el tema, y no tiene nadie quien va a cuestionar lo que dice públicamente?

Honestamente, ¿Cuál de los dos es más confiable?

Arboles sangrientos
Tomamos ahora el cuento de las cabezas de cristianos colgados en el árbol de la Navidad. Nunca se mencionó quienes eran los paganos quienes supuestamente persiguieron a los cristianos en esta forma tan horrible. Pero, ciertamente hallaremos los detalles al estudiarlo seriamente.

Sería bueno consultar una obra de historia de la Iglesia como los dos tomos de La Historia del Cristianismo por Justo González. Este texto fue escrito por un conocido historiador evangélico cubano, ha sido traducido al inglés y es usado en cientos de institutos bíblicos y seminarios cristianos en dos continentes.

Se registra muchas persecuciones aquí en sus libros de Dr. González, pero no hay ninguna mención de paganos colgando las cabezas de los cristianos en arboles. Mucho menos hay record de que decapitación es la raíz de la costumbre de decorar el árbol de la Navidad.

De hecho no se puede encontrar este relato de colgar cabezas cristianas en arboles en ninguna obra conocida de historia sagrada ni secular. Las enciclopedias no lo mencionan. Los libros de la historia no lo mencionan. Algo, tan grafico y violento debe ser documentado en las páginas de la historia.

¿Por qué no hay ni siquiera un record escrito de esta practica sangrienta? ¿Es posible que los líderes de los grupos de jóvenes sean más conocedores de la verdadera historia del Cristianismo que todos los demás eruditos cristianos y seculares en el mundo? ¿Cómo les llego a ellos este conocimiento secreto que nadie parece haber escuchado antes?

¿Cuál es el origen verdadero del árbol de la Navidad?
De nuevo, consultamos fuentes confiables de la historia. Una enciclopedia sencilla será suficiente. Usted puede confirmarlo en una enciclopedia en español. Usaremos aquí una respetada enciclopedia familiar en inglés, el famoso “World Book,” Volumen 3, pagina 415. La traducción al español es mía.

“El árbol de la Navidad probablemente surgió en el Alemania medieval del “Árbol de Paraíso,” un tipo de pino. Este árbol fue decorado con manzanas rojas y usado en una drama navideña popular de Adán y Eva. Por el año 1,605 d.C. muchas familias alemanes decoraban sus hogares con arboles verdes por la navidad. Ellos decoraron los arboles con frutos, nueces, velas prendidas, y rosas de papel. Luego las decoraciones incluyeron cascaras de huevos pintadas y varias galletas y dulces. Una estrella se pone encima de muchos arboles de la Navidad y otras presentaciones navideñas. Ella representa la estrellas que guio los tres Magos al estabulo en Belén donde nació Jesús.”

En resumen, el árbol de la Navidad es una costumbre cristiana de la edad media. Sus precursores eran los arboles de paraíso de las dramas religiosas de los cristianos norte-europeos. No tiene ninguna asociación con la masacre de cristianos. Nunca fue utilizado para colgar cabezas. Al contrario para miles de cristianos es un símbolo del nacimiento de su señor y salvador Jesucristo.

Vale notar la opinión de Martin Lutero, el padre de la reforma Protestante y critico arduo de la Iglesia Católica Romana. Con toda su oposición a los errores del Catolicismo medieval, Martin Lutero nunca se oponía a la celebración de la Navidad. Porque esta fiesta se centra en la venida del salvador al mundo. Hasta hoy, los luteranos son conocidos por sus celebraciones gozosos de la Navidad. Fueron los inmigrantes alemanes cristianos quienes introdujeron el árbol de la Navidad a Norteamérica en los 1800. De allí llegó a ser parte de la cultura norteamericana. Por medio de las películas estadounidenses todo el mundo ha escuchado de esta costumbre.

No solo los luteranos sino también los anglicanos, los metodistas, los nazarenos, los presbiterianos, aún la mayoría de las denominaciones pentecostés, y de hecho casi todas las iglesias protestantes en el mundo observan la Navidad y otros feriados centrados en la vida de Jesús.

Si a algunos cristianos no les gusta los arboles de Navidad, nadie les obliga usarlas. ¿Pero, por qué algunos difundan rumores totalmente falsas en cuanto a su origen? ¿Por qué calumnian a sus hermanos cristianos con falsas acusaciones de idolatría? ¿Cómo Dios es glorificado por una mentira?

Simbolismo y paganismo
Muy bien, el árbol de la Navidad no es de origen pagano. Pero, si una costumbre cristiana actual fuera asociada de alguna forma con paganismo en un tiempo, ¿eso significa que los cristianos modernos deben abandonarlo? No. Aunque una costumbre hubiera tenido una asociación pagana una vez siglos atrás, eso no requiere que los cristianos modernos la renuncian hoy.
Una costumbre es un símbolo. El valor de un símbolo depende en su significado actual. No importa lo que habrá representado en tiempos pasados. ¿Qué representa ese símbolo actualmente a las personas que la usan? Símbolos no tienen valor fuera de su uso. Un símbolo es vacío sin una comunidad de personas que lo llenan con sentido. Aparte de la comunidad que la interpreta, un símbolo no significa nada en si.

El idioma castellano procede del Latín de Roma, un imperio pagano. Muchas palabras españolas tienen raíces paganas. El día “lunes” honraba la diosa de la luna, “martes” al dios de la guerra Marte, y así. ¿Acaso por eso los cristianos están honrando a los ídolos cuando usan estas palabras para indicar el día de la semana?

¡Por supuesto que no! La historia de la palabra no determina su significado actual. (La falacia entomológica es un error básico de la lógica, por se acaso.) Para los cristianos Cristo es el Señor de todos los días de la semana, cualquier que habrá sido la intención de sus antepasados.

El castellano fue también influenciado por el árabe de los musulmanes moros quienes dominaron a la España durante siglos. La expresión “Ojala” proviene de la oración islámica “O Alá”. El usar esa palabra, ¿estamos orando a Alá, el Dios de Islam? ¡Nada que ver! Solo estamos expresando nuestra esperanza que algo suceda.

El punto de estos ejemplos es que el valor de un costumbre es el valor que sus observadores lo dan. Símbolos cambian su significado con el tiempo y las personas quienes los usan. Si alguna costumbre fue pagano para los idolatras pero hoy los cristianos lo utiliza para glorificar a Cristo, ¿Es ese costumbre ahora pagana? No.

Tal sería el ejemplo de la carne sacrificada a los ídolos. Un ídolo no es nada (1 Corintios 10:19). Los cristianos del Nuevo Testamento tenían el derecho de comer carne sacrificada a los ídolos que se compraba en el mercado (1 Corintios 10:25-26) “porque del Señor es la tierra y su plenitud.” Pero si algún incrédulo sienta que están haciendo algo pagano en comer la carne dedicada a los dioses falsos, entonces el cristiano no debe de comer esa carne con ellos. El asunto no era la carne en si. El asunto era el significado que la gente daba a la carne. Para el pagano la carne es parte de su rito idolatra. Para el cristiano la carne es comida del Señor.

En cuanto a los costumbres cristianos se aplica el mismo razonamiento. No importa lo que habrán significado los símbolos en otros tiempos. Hay que determinar su significado actual a los practicantes. No hay un poder inherente dentro de un símbolo a solos.

Francamente, cualquier niño de familia cristiana en Norteamérica u Europa le podría explicar a usted el significado verdadero de su Árbol de la Navidad. Nuestras madres nos cuentan estas cosas desde nuestra infancia. El color verde simboliza la vida eterna en Cristo. El rojo significa su sangre preciosa de Jesús. La estrella significa la estrella de Belén que nos guía a Jesús. Los símbolos de los adornos corresponden a los títulos de Cristo. La vara de azúcar recuerda de Cristo, el buen pastor. Las luces significan a Cristo, la luz del mundo. Los globos simbolizan el fruto del árbol de la vida eterna que Cristo nos da por la fe. Los regalos se acuerdan de los tres regalos de los Magos y el regalo más grande de todo que es Cristo. Eso es su significado verdadero porque eso es lo que el árbol de la Navidad expresa para las familias, comunidades e iglesias que la usan.

Si los niños ven esto, ¿por qué es tan difícil para algunos adultos aceptar?

¿Son paganos los cumpleaños?
Las sectas no cristianas como los Testigos de Jehová prohíben la celebración de cumpleaños. Ellos argumentan que en la Biblia solo se ve la maldad en los cumpleaños. En su cumpleaños Faraón mató su panadero y Herodes mató a Juan el bautista. Por lo tanto, Dios odia a los cumpleaños. Los cristianos hacen mal al celebrar los cumpleaños de sus niños. Hacen peor en celebrar el cumpleaños de su Salvador.

Este pensamiento confundido no se limita a las sectas. Varios cristianos protestantes, evangélicos y pentecostés en el Perú están usando estos mismos argumentos de los grupos herejes. Iguales a las sectas, algunos cristianos aquí condenan otros por participar en el paganismo del cumpleaños de Jesús.

Espero que usted, como lector, ya percibe los errores de razonamiento en estos argumentos anteriores. El hecho de que dos reyes hicieron mal en sus cumpleaños no significa que Dios prohíbe a los cumpleaños por completo. La relación entre sus hechos de estos reyes y la fiesta de sus cumpleaños no tiene nada que ver con lo que los cristianos pueden o no pueden hacer. Pretender que dos eventos desconectados establecen una regla prohibitiva es una falla absurda de lógica básica.

En asuntos que no son obviamente cuestiones de moralidad, lo que la Biblia no prohíbe, nos permite hacer. La Biblia no prohíbe el uso de instrumentos musicales en el culto. Por lo tanto los cristianos puede usarlos. No lo manda en el Nuevo Testamento usar instrumentos, pero tampoco lo prohíbe. La Biblia no prohíbe el uso de edificios para cultos. No lo manda pero tampoco lo prohíbe. Por lo tanto, podemos tener santuarios.

No hay ni un versículo en la Biblia que prohíbe celebrar el día de nuestro nacimiento. Tampoco nos prohíbe celebrar el nacimiento de nuestro Redentor Jesucristo. Verdad, no nos manda el Nuevo Testamento a observar el cumpleaños de Jesús. Pero, tampoco lo prohíbe. Y lo que no se prohíbe, es permitido. Tenemos libertad cristiana para glorificar a Dios en nuestro calendario.

Diferentes días, el mismo Señor
E apóstol Pablo hablo de esto en la escritura.
“Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. El que hace caso al día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace…” Romanos 14:5-6

Algunos cristianos del Nuevo Testamento observaban ciertos días sagrados en devoción a Cristo. Probablemente eran judíos convertidos quienes consideraban las fiestas de judaísmo como una forma apropiada de adorar a Dios. Otros cristianos gentiles no tenían tal costumbre. Pablo reconoció que los dos grupos vivían sus vidas para el señor.

El Apóstol Pablo exhorta la madurez y toleración entre cristianos de diferentes trasfondos. Nos advierte del pecado de condenar nuestros hermanos cristianos sobre trivialidades.
“Pero tú, ¿Por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿Por qué menosprecias a tu hermano? Por qué todos compadeceremos ante el tribunal de Cristo.” Romanos 14: 10

Haríamos bien obedecer a nuestras Biblias que nos mandan,
“Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.” Romanos 14:13

¿Cuál es el origen verdadero de la Navidad?
Los cristianos primitivos creían en honrar a Dios con su tiempo. Como los judíos antes, los cristianos veían los ciclos de días, semanas, meses y el año entero como una oportunidad de celebrar el señorío de Cristo sobre el tiempo mismo. El día de reposo (sábado) había sido sagrado para los judíos. El domingo fue sagrado para los cristianos porque Cristo resucitó en ese día.
Los cristianos recordaron los eventos principales de la vida de Jesús anualmente. El feriado más antiguo y más importante fue la pascua. La pascua cristiana brotó de la pascua judía igual como el domingo cristiano había brotado del sábado judío.
Cada año los cristianos se acordaban de la última semana de la vida de Jesús culminando en su muerte en viernes y su resurrección en domingo. Muchos convertidos fueron bautizados en este día en identificación con su Salvador.
El famoso historiador protestante Philip Schaff escribe que la Pascua “ciertamente es la fiesta más antigua y más importante de la iglesia. Puede ser trazado hasta el primer siglo, o por lo menos hasta el medo del segundo siglo, cuando fue observado universalmente.” (History of Christianity, Volume 2, Philip Schaff. la traducción es mía)

Aparte de la Pascua, el bautismo de Jesús fue el próximo evento de ser recordado por los cristianos primitivos. La iglesia del este, donde se hablaba el griego y el arameo, siendo más cerca de Israel, fue más influenciada por los cristianos judíos. Desde muy temprano, estos cristianos judíos e orientales celebraban el bautismo de Jesús en el 6 de enero. También, en esta fecha recordaron la revelación de Cristo al mundo en la venida de los tres Magos. Con el tiempo, comenzaron a celebrar el nacimiento de Cristo en el 6 de enero. Cada uno de estos tres eventos bíblicos enfatiza la apariencia de Cristo al mundo. El 6 de enero fue llamado la Epifanía (“la manifestación”) del Cristo al mundo. Era el segundo más importante feriado de la iglesia oriental, después de la Pascua.
Al crecer el cristianismo en el occidente romano y latín hablante, creció también esta costumbre oriental de celebrar el 6 de enero. Eventualmente la Epifanía fue adoptada por los cristianos del oeste. Muchos nuevos convertidos fueron bautizados en el 6 de enero como su Señor. Vale recordar que celebraron tres eventos significantes de la vida de Jesús en ese día.

En el cuarto siglo después de Cristo, los cristianos del oeste habían movido la celebración del nacimiento de Cristo al 25 de diciembre. Continuaron observando el bautismo de Jesús en el 6 de enero con la iglesia del oriente. Pero movieron la celebración a su nacimiento al 25 de diciembre, exactamente 12 días antes de la Epifanía. Su nombre de esta nueva fiesta proviene del latín y significa “el nacimiento.” La primera mención escrita de la Navidad en el oeste se encuentra en un sermón del pastor Crisóstomo predicado en el 25 de diciembre 386 d.C. en Antioquia.

Pero ¿no fue el 25 de diciembre una fiesta pagana?
Los romanos observaron varios días de fiesta al final de cada año, incluyendo la fecha del 25 de diciembre. Fueron días de “vacaciones” para todos, libres y esclavos iguales. Como todo evento publico, estas fiestas naturalmente fueron celebraciones del paganismo predominante. (Aunque estos feriados romanos no tenían relación ninguna con una reina asiria, un dios babilonio ni un cazador bíblico.) Entonces, en un sentido, sí, los cristianos celebraron el nacimiento de Cristo en la misma fecha cuando los paganos estaban en medio de sus fiestas idólatras.

Pero, acuérdese usted que los cristianos condenaban duramente al paganismo greco-romano. Los paganos habían encarcelado, torturado y matado a los cristianos de los primeros siglos por no unirse en la idolatría. Los sermones y escritos cristianos del cuarto siglo están llenos de denuncias de la idolatría popular de la sociedad. ¿Por qué los cristianos celebrarían lo que ellos mismos estaban condenando tan severamente?

El alternativo cristiano
Al celebrar el nacimiento de su Salvador durante esa temporada, los cristianos no estaban uniéndose al paganismo. Al contrario, ellos hicieron un poderoso alternativo cristiano a la fiesta pagana. Ellos condenaban a la idolatría de Roma en celebrar la venida de Cristo.

Es algo parecido a la costumbre de muchas iglesias evangélicas norteamericanos de ofrecer una “fiesta de cosecha” en sus iglesias en el 31 de octubre en vez de las celebraciones macabras seculares de Halloween. Seria injusto acusar a esas iglesias norteamericanas de ser “satánicas” porque ellas celebran una fiesta sana y alternativa en una fecha cuando otros hacen mal. Igual, es injusto e históricamente falso acusar a los cristianos antiguos de ser paganos por celebrar el nacimiento de su salvador en el mismo día que los idolatras adoraban a sus dioses.

Al celebrar la Navidad en el 25 de diciembre, los cristianos proclamaron el señorío de cristo sobre esa fecha. El 25 de diciembre no pertenece a un dios pagano. El 25 de diciembre pertenece a Jesucristo, el señor de señores y el rey de los siglos. Es verdad para todos los días en el calendario. Es lo que proclama la Iglesia en celebrar la venida de Cristo.
Conclusiones
Si no desean celebrar la Navidad, los cristianos en este país no están bajo ninguna obligación bíblica hacerla. Hoy en día, la gran mayoría de las iglesias protestantes y evangélicas del mundo observan los feriados asociados con la vida de Jesucristo. Los protestantes de otros países celebran la Navidad, la Epifanía, la Pascua, y el Pentecostés, no porque ellos son idólatras y paganos. No son parte de una religión babilónica. No los celebran porque son personas diabólicas, inmorales y malvadas. Los celebran porque aman a Jesucristo, quieren recordar los eventos importantes de su vida. Le quieren adorar con su tiempo igual como los cristianos a lo largo de toda la historia.

Derechos y Deberes
Si algunos quieren diferenciarse de sus hermanos en lo demás del mundo, si quieren dejar sus santuarios vacíos y sin adorno navideño, si quieren cerrar las puertas de sus iglesias, e imitar a las sectas en ignorar el 25 de diciembre, y no celebrar nada cuando lo otros cristianos están gozándose en el Señor, bueno ellos tienen todo el derecho de hacerlo.

Sin embargo, ellos no tienen el derecho de propagar mentiras. No tienen el derecho de difamar a otras iglesias y distorsionar a la historia del cristianismo. El octavo mandamiento prohíbe el falso testimonio. “No hablaras contra tu prójimo falso testimonio.” (Éxodo 20: 16)

Al presentar falsa información en cuanto a los origines de la Navidad algunos están hablando falso testimonio contra, no solo a sus prójimos, sino a sus hermanos en la fe. Esto ciertamente no es el espíritu de Cristo.

No tenemos el derecho de desfigurar los orígenes de esta celebración plenamente cristiana. Sus raíces de la Navidad no son de un acuerdo cristiano con una supuesta mezcla de religión babilónica. La Navidad surgió dentro de la iglesia cristiana antigua como una forma de recordar la encarnación y nacimiento de su salvador. No fue un consentimiento al paganismo, sino un triunfo sobre ello. La Navidad celebra a Jesús, el hijo de Dios, el hijo de hombre, el salvador del mundo.

Los cristianos que desean celebrar la venida de su Salvador tienen todo la libertad en Cristo hacerlo.

¡FELIZ NAVIDAD!

Referencias:

El Nuevo Diccionario Bíblico Certeza por editorial Certeza

Historia Visual del Mundo por Paragon Books

La Historia del Cristianismo por Justo González.

The History of Christianity, vol. 1 “§16. CHRONOLOGY OF THE LIFE OF CHRIST” por Philip Schaff, versión digital

The History of Christianity, vol. 2, “§ 64. THE EPIPHANY” por Philip Schaff, versión digital

The World Book Encyclopedia, Vol. 3: “Christmas” por Robert J. Myers

Babylon and Assyrians, Life and Customs por Rev. A. H. Sayce, versión digital

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s